LAS CALLES DE HABITO-Miguel Ángel Navarro Herrera

“Nadie recorre las calles que habito” Así comienza el poemario de Miguel Ángel Navarro Herrera (Las Palmas de Gran Canarias, 1966). Un libro cargado de miradas íntimas a partir de la realidad personal y social que nos rodea.

Es su primer poemario.

Me gusta estas calles que habito. Me ha sorprendido por la cantidad de imágenes que deja a mi libre albedrío, para yo forjarlas en mi retina. Versos que van apareciendo como si se tratara de la misma niebla y a la vez se va disipando. Eso me lleva a la meditación de lo que estoy leyendo, a la facilidad de convertir el verso en una sencilla imagen asociada a un  sentimiento.

Ágil, de fácil lectura, es una invitación a recorrer el asfalto, bajarnos a la tierra,  la que notamos en nuestros pies y convertirnos en transeúntes.

Caminar por ella no es fácil. Implica denudarse, quedarse frente a frente ante las heridas propias y ajenas, ante la idiosincrasia de la sociedad, de la persona y desvelar el misterio que solo una boca calla, y un alma siente.

En su nota introductoria afirma:

“Hay quien vive a la intemperie en pos de un sueño, y tiene la necesidad de cubrir  o mostrar las pieles. A veces, ese salir es peligroso, te expone a las inclemencias, al sol de media tarde, al buzón de los juicios, a la papada de la indiferencia, a las amenazas que duelen como cuchillos”.

No, no  es fácil transitar por la vida, por las inclemencias del alma, no es fácil  exponer tu interior y darle forma. Pero aparte, Miguel Ángel deja algo más sutil: la mirada de los otros, de los demás,   una única mirada que nos idnetifica, y nos define a todos por igual.

LAS CALLES

 

El comienzo no puede ser más íntimo:

Nadie recorre las calles que habito,

voy solo, arrastrando la sombra…

Me recuerda a la vida cotidiana,  las horas, todo lo que cabe en el plazo de un día o incluso menos. Como si fuéramos andando por estrechas calles, por un pasillo, por un paisaje lleno de ramas y vamos apartándolas a medida que nos azota, o nos hiere, o nos llama:

“Hay quien, desnudo,

al sol del mediodía,

le sorprende la lluvia.

Y lo que esconde para sí,

lo que  desconoce.

Hay quien descubre al otro con agujeros en el bolsillo”.

Es un descenso este poemario. Como la caída de la tarde, una curvatura  llevando al lector a la reflexión incómoda y descarnada de lo que observa el poeta, no hay contemplación   exenta de resignación, no hay caída que no contemple levantarse:

RESQUICIO DE SOL

“En un rincón escaso de la enorme plaza,

el resquicio de sol,

mínimo,

refugia el crudo invierno.

Velado por un pañuelo,

ingrato,

de nubes,

contenta al que lo necesite.

Es su espejismo.

Por él

quizás daremos,

inútil,

la vida.”

El hombre solitario, el que vive en la calle, el anciano, la rutina , el silencio roto por la lluvia tras el cristal; el hambre que encontramos  tanto psíquica como a veces física, el c  las dudas,  ¿no son calles que habitamos a diario?¿no son márgenes que rompen la sangría? Ciudades enteras, que están muertas de esperanza (Aleppo), otras que rezuman por sus paredes, amantes, que se pierden entre las calles..

¿No son cientos de rostros que vemos día a día en nuestros parques, cada uno con una historia, con un deseo, con una preocupación., con un desgarro o una esperanza?

Salgamos ahora, Hace buena tarde. Miremos, observemos, leamos el verso.

Mientras las calles nos dejen.

20664000_1278420898936524_6897157387042805526_n

 

Miguel Ángel Herrera, Las Palmas de Gran Canaria, 1966. Diplomado en Enfermería.

Ha participado en varios talleres de creación literaria. Pertenece actualmente al Taller Literario  Espejo de la Paciencia.

“Las Calles que habito” es el primer  poemario en solitario que realiza, presentado en noviembre del  2016 en el marco del VI Festival Atlántico de Poesía  de Canarias Al Mundo  “La calle que tu me das”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CHARLA-RECITAL HOMENAJE A LORCA

Varios poetas hemos organizado un recital poético en homenaje a Lorca en el aniversario d su fallecimiento. Lejos de hacer política con el acto,  vamos  hacer un latido común frente al verso que dejó para siempre.

En los tiempos que corren estamos acostumbrados a utilizar, o a lo mejor, esa no es la palabra correcta, pero si a aprovechar el momento histórico de alguien o de algún suceso para extrapolarlo, y orientarlo política o culturalmente. Puede que la sociedad actual carezca de ejemplos, que carezca de figuras que tengan valores propios, y que conviertan en este caso, la literatura, en medios para escapar a su propia falta. Pero lejos de eso, como la verdad se extrae del propio suceso, a Lorca lo mataron, pero lo peor no es solo la muerte física, injusta, si no la muerte de la palabra, o del verbo, aunque eso no lo lograron, porque Lorca es eterno, universal y único.

El día 18 de agosto OS ESPERAMOS:

 

lorca paint5

TROMPIFAI DE RONALDO REVAGLIATTI: “LA POESÍA A TRAVÉS DEL CINE”

Hace unos meses recibí un email;  me mandaban el poemario del poeta argentino  Rolando Revagliatti . Solamente de oídas conocía su trayectoria y ha sido un placer poder descubrir su voz poética, sus versos a través de este poemario.

Hablar de Ronaldo Revagliatti es hablar de uno de los poetas con mayor recorrido en los últimos años.

Su biografía es demoledora, impresionante:

 

r r

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rolando Revagliatti nació en 1945 en Buenos Aires (la Argentina), ciudad en la que reside. Su quehacer en narrativa y en poesía ha sido traducido y difundido a los idiomas francés, vascuence, neerlandés, ruso, italiano, asturiano, alemán, albanés, catalán, inglés, esperanto, portugués, maltés, rumano y búlgaro. Uno de sus poemarios, “Ardua”, ha sido editado bilingüe castellano-neerlandés, en quinta edición y con traducción del poeta belga Fa Claes, en Apeldoorn, Holanda, 2006, a través del sello Stanza. Ha sido incluido en más de cincuenta antologías y libros colectivos, la mayoría de ellos de poesía, en la Argentina, Brasil, México, Chile, Panamá, Estados Unidos de América, Venezuela, España, Alemania-Perú, Austria, Italia y la India. Obtuvo premios y menciones en certámenes de poesía de su país y del extranjero. Fue el editor de las colecciones “Olivari”, “Musas de Olivari” y “Huasi”. Coordinó varios Ciclos de Poesía, así como la Revista Oral de Literatura “Recitador Argentino” y diversos eventos públicos, solo o con otros escritores.

 Y podría seguir enumerando tantas y tantas  colaboraciones, antologías donde ha dejado su presencia.

 “Trompifai”

Concebido a partir de filmes de Charles Chaplin, Jaime Chavarri, Alain Jessua, Josef von Sternberg, Sidney Pollack, Mira Nair, Erik Gustavson, Zhang Yimou, Eric Rohmer, Otto Preminger, Leonardo Favio, Brian De Palma, Patricia Rozema, etc. y del mundo del cine.

A lo largo de nuestra vida el cine ha representado un lugar de ensueño, donde desarrollar nuestra fantasía, nuestra imaginación. El llamado séptimo arte ha sido un emisor de elementos poéticos a la par de haberse también nutrido de otros elementos de la poesía que lo han enriquecido.

Luis Buñuel  llamó al cine “instrumento de poesía, con todo lo que esta palabra pueda contener de sentido libertador, de subversión de la realidad, de umbral al mundo maravilloso del subconsciente” (dio rienda suelta a nuestro yo más onírico en  “Un perro Andaluz” en 1929 con  guión  de Salvador Dalí)

Teniendo en cuenta que la poesía está en el aire, es decir, que no hay que escribir en verso para que lo que se haga pueda destilar poesía, hay películas que han nacido con voluntad poética, como , por ejemplo, El lado oscuro del corazón (1992), film que se nutre de poemas de Benedetti (que hace un cameo), de Juan Gelman y de Oliverio Girondo. 

Películas como El cartero de Neruda, o Ardiente paciencia(1994), Howl (Aullido), el poema de Allen Ginsberg, fue llevado a la gran pantalla en 2010.

 

El desencanto (1976), documental de Jaime Chávarri sobre el poeta Leopoldo Panero, según los testimonios de su mujer, Felicidad Blanch, y de sus hijos Juan, Leopoldo Mª y Michi Panero.

La noche oscura (1989), sobre la persecución y reclusión de San  Juan de la Cruz por sus “ideas heréticas”.

Ahora nos posicionamos en el lado contrario, nos posicionamos en el hecho de que el poeta sustraiga la poesía que se deriva del cine.

Y aquí tenemos este poemario  que comienza con un guiño a Charle Chaplin  y su personaje  TROMPI FAI  ( como en el libro apunta es el apodo con el que, al menos en la República Argentina, se conoció al actor Eric Campbell, quien participó en once filmes cortos escritos, dirigidos y protagonizados por Charles Chaplin para la compañía Mutual, durante los años 1916 y 1917), con unos versos de Enrique Cadícamo (de su libro La luna del bajo fondo, en volumen que incluye su Abierto toda la noche, Editorial Freeland, Buenos Aires, 1964)

Te recuerdo de cuando mis pantalones cortos
eran mi pesadilla… Yo quería ser grande…
¡Ah Carlitos Chaplin, aunque la vida ande
yo siempre habré de verte con mis ojos
[absortos…!

Hoy para darte las gracias, mis versos desabrocho
en homenaje a tantos años… creo veintiocho
que hace que te conozco… El recuerdo es
[amargo.

El cine nos deja en la retina átomos que se van condensando  en nuestra forma de concebir el mundo. Desde lo fantástico, lo histórico, lo cotidiano. Es una fuente de inspiración que sitúa al poeta y al director de cine en una misma línea espacio-temporal, y a veces traspasa esa dimensión sin que podamos apreciar quien es quien, lo cual poéticamente hablando nos da el verso metido en imágenes  disgregando nuestras emociones, sentimientos y el poder de comunicación. En última instancia la función del cine es la comunicación y la expresión, aunque hoy en día con las herramientas tecnológicas y los efectos especiales, quizás hayan bajo mi punto de vista quitado  la originalidad o el encanto de un cine mucho más puro y directo.

Nos fijamos en la selección de películas que hace  para confeccionar su poemario  y encontramos versos que hablan de la belleza, de la soledad, del abandono, del deseo, del sexo, de las quimeras, de los sueños.  Pero eso,  diremos, que es algo común encontrarlo. El proceso creativo es caprichoso, y todo elemento artístico nos conduce a ese universo, solo necesitamos un estímulo, receptor, canal, mensaje…elementos como se sabe del lenguaje.

“PROOF”
Absorbidos por su cámara
los apuntados por su cámara
revelados
éramos descriptos
ya desligados de su cámara
Asediados por detalles
lucíamos como perros
flores y personas.

“PROOF” (“LA PRUEBA”) de Jocelyn Moorhouse.

Súper ocho

“Acciones simples:
Robert Redford simula sostener una pared
[surcada por hormigas
José Wilker simula entrar por la puerta de
[calle
Toshiro Mifune simula saltar por una ventana
[ovalada
Lautaro Murúa simula esconderse debajo de
[una alfombra raída
Max Von Sydow simula probar los endebles
[sillones
Arturo de Córdoba simula espiar a través de
[una Trabex
Ugo Tognazzi simula silbar en la amplia cocina
Enrique Serrano simula condimentar zapallitos
[rellenos con arroz
Jean Paul Belmondo simula abrir
[cuidadosamente el botiquín
Ubaldo Martínez simula secar los deslucidos
[azulejos

Laurence Olivier simula barrer el garaje
José Sacristán simula rezar contrito en el jardín
Klaus María Brandawer simula dormir en la
[azotea
al concluir la larga morosa intrusiva última
[toma
de mi último moroso simulado más logrado
[filme de paso reducido.”

El poeta es una fina película de 8 mm, un ojo adiestrado.  Acomoda al poeta a su mirada y su estilo.

“MOROCCO”

Así es como abandona sus zapatos en las
[arenas del desierto
así es como esparce las perlas del solterón
[más codiciado
así es como aloja sus labios en público
en los de una casquivana mujercita
así es como desliza las llaves de su cuarto al
[legionario
así es como rompe una tarjeta o una copa
y como canta o fuma o vende sus manzanas
así es
y no de otro modo
como el deseo se apantalla.

“MOROCCO” (“MARRUECOS”) de Josef von Sternberg.

 

Su último verso: el deseo se apantalla ¿Se puede condensar y apausar el deseo en una película?Actúa siempre de modo incoherente, misterioso, contradictorio

Con este verso me llega algunas películas sobre los que podemos montar nuestra particular mirada poética sobre el deseo:

 El Nombre de la Rosa   Jean Jacques Annaud : El deseo visto desde la óptica de la irracionalidad del conocimiento. Los dedos negros con los que aparecen las víctimas nos hablan de una pulsión, de un deseo, que empuja a los hombres hacía el contacto físico con ese libro (unos dedos que una y otra vez van a la boca para retornar al libro). Pero no es una pulsión de muerte lo que mueve a esos hombres sino un principio de placer

El amante de Jean Jacques Annaud  (1991)  El deseo se hará mirada, espectáculo prohibido, transgresión.  un amor ilícito debido a la diferencia de edad y de raza, entre una adolescente indonesia y  rico un comerciante chino

El Perfume, (2006)dirigida por Tom Tykwer  cautiva y repele, tal vez como el aroma de una esencia que, confundido con los humores de un cuerpo, presa de la luminosidad solar, nos atrae y, al mismo tiempo, nos empuja, a menudo sin conseguirlo, a escapar de su influjo.

No quiero extenderme en otros análisis que no tienen nada que ver con el punto de partida que nos ocupa, solo me cabe agradecer que me haya llegado este trabajo, para poder enfocar la poesía desde otra óptica. Quizás a partir de ahora cuando vayamos a una sala de cine,  disfrutaremos  del cine de otra manera, el poeta encontrará nuevas fórmulas para enfocar su trabajo y el espectador será un mediador, un instrumento poético  través de los sueños oníricos, las fantasías, las emociones que se derivan de un film.

Leer poesía hecha a partir del cine, a partir de Ronaldo Reviaglatti. Su mirada cinéfila es una mirada en el que caben todos  los versos, todos los poemas que siempre hemos soñado.

 

“LE RAYON VERT”
Una muchacha desocupada de París
es cruzada por su ideal romántico
un gato negro cruza por el rayo verde
una flor amarilla cruza por el mediodía
una dama de picas cruza por el mes de julio y
[por Julio Verne
el último rayo cruza por la última lágrima
un rayo verde cruza por una muchacha en
[vacaciones.
“LE RAYON VERT” (“EL RAYO VERDE”) de Eric Rohmer

 

descarga (15)

Trompi fai

Rolando Revagliatti

Segunda Edición revisada 2017

www.revagliatti.com

Diseño integral y armado de originales para esta edición electrónica:
Patricia L. Boero
boero@zonamoebius.com
Se realizó en el mes de junio de 2017,
en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Argentina.

 

images (30)

 

 

EL VERSO DESCARNADO DE CONSUELO JIMÉNEZ

El verso debe ser un mundo claro, abierto. Que deje al descubierto toda su grandeza, su idiosincrasia. Que deje al poeta desnudo, frente a los ojos o a la boca.

El poemario de Consuelo Jiménez: “Palabra Duende sin final” es toda una declaración del cuerpo, el alma y la mente de su autora.

Hay autores que tienen la facilidad de ver su mundo interior.  Desglosar con naturalidad su yo, su espíritu, sus emociones.  Y creo que en este caso, no hay ninguna duda.

“Te quiero. ¿Lo sientes?”

“Es poesía la vida.”

“Escribo”.

Se le ha atribuido una similitud a Alejandra Pizarnik, ya la sinopsis realizada por el poeta y  rapsoda Francisco Serrano Rodríguez, lo afirma.

Consuelo tiene la facilidad que tenia Alejandra  Pizarnik de utilizar el verso de forma libre, transgresora,  y escueta. No escatima en dejar sentencias cada vez que escribe, cada imagen poética que nos ofrece.  Sus ecos repetitivos en algunos momentos es un incesante goteo perpetuo de la palabra, una cadencia que obliga a destornillar la conciencia, y los labios, porque cada palabra que ella expresa, es un golpe de timón para el lector. Un cambio de rumbo, un desasosiego, una trenza en la expresión y en el corazón.

MASCULLANDO

Hay en el latido

un rubor a rocío.

A pétalo abierto.

A flor encendida.

A manos ardientes.

A cuerpos trenzados.

A sexo húmedo.

A gemido.

A amantes.

 A deseo

A versos libres

A palabra.

Palabra.

Placer de largo vuelo.

 

Consuelo es una “curranta”.  Es una obrera del verbo.  En estos años ha sabido trabajar como las hormiguitas para madurar poéticamente.   Su enseñanza es la propia vida,  la lectura, las preguntas que una y otra vez se hace así misma;  no hay más para empezar a poetizar: preguntarse, dolerte, dolerse, amarse, amar, sentirse; PROYECTARSE.

Muchos empezamos escribiendo tímidos versos, pequeñas expresiones que se escapan alguna vez en momentos puntuales.  A medida que pasa el tiempo, esos tímidos versos nos invocan a penetrar en algo más profundo y terminamos por buscar algo que nos responda a nuestra identidad, a nuestra condición humana. Consuelo ha llegado a ese nivel, a ese juego de rol que catapulta a convertirnos en amantes de la poesía como afirmaba Lorca:

“La poesía no quiere adeptos, quiere amantes”.

Somos amantes de las palabras porque no se trata de preguntarse por la necesidad de escribir, si no que asumimos esa parte como una condición esencial para nosotros y nuestra vida.

Todo forma una unidad, un todo equilibrado del que no es posible escapar.

Si estáis listos para dejar abierta la puerta donde nacen las emociones  más instintivas.

Estáis en el lugar correcto.

“El poeta escribe”

Otros labios se besan”

consu

14917079_574446349414904_108748105220620171_o

Seguir leyendo “EL VERSO DESCARNADO DE CONSUELO JIMÉNEZ”

MARIO Z PUGLISI: POESÍA HECHA VIDA (PARA LA REVISTA ORBIPOEMIA)

Es difícil ser poeta hoy. Difícil por toda la parafernalia que rodea el mundo editorial y literario. Difícil por el papel que nosotros mismos adoptamos frente a los demás compañeros del gremio.  Difícil si nuestra actividad no se dedica exclusivamente a la  literatura en todas sus vertientes. Te ayuda a ser objetivo, ahondar en su complejidad, en su vulnerabilidad y en su grandeza. Permite dotar a la poesía de algo que en ocasiones se echa en falta: CARNE  y VITALIDAD.

Mario Z Puglisi (Guadalajara, Jalisco, México 1980) lo hace. Convertir las letras en seres vivos, en carne que abrasa la piel.  Imágenes que tocan el cuerpo, la mente y el mismo verso. Ya no se trata de unir al lector, de trasmitir, de sentir o de amar. Hacer vivo el verso es un reto, algo mucho más arriesgado, como es vestirte de él y convertirte en el sentimiento que encierra. Para eso el lector debe dejarse seducir por el  poeta. A través de sus ojos  va desgranando  en sorbos donde beber, donde  digerir aquello que se trasmite.

Los  versos de Mario Z. Puglisi abren a un mundo que el lector debe enfrentarse. Como si se tratara de uno mismo,  proyecta a la persona como si la propia conciencia fuera enumerando la virtud o el defecto en perfecta conexión. Un goteo incesante surge de su poesía: goteo de emociones, de principios, de evidencias, de certezas que descolocan y sumerge en profundidad frente al texto:

Descansa aquí, sobre de mí   el impulso de tocarlo todo,

   de saciarme de volutas  las vocales cuerdas,

de llenarme de lagos confundidos  entre rocas,

de sentir lo inaccesible, golpe a golpe de la gota forastera,

 de acceder en los mares como lo hacen las gaviotas curvas y oxidadas;

      es el sólo impulso de llevarse   al olvido un puño de tierra,

de tocar desnudos la ausencia de amor de nuestros padres,

 de aceptarlo todo, en silencio, cada vez que nos habita el desconsuelo.

Algo en mí se sabe tan pequeño,   tan finito

       tan geométrico,  sinódico y urgido de saltar abismos.

Algo en mí me duele, algo que me cubre todo

                           y al tornar me dice al verme: nadie.

  Sonidos, potentes y sonoros; a veces huecos, o vacíos, poblados de tristeza, sin embargo convierte el caos y la tristeza en algo bello,  como una línea divisoria perfectamente ensamblada dentro de ese núcleo matriz de nuestro cerebro.

El poeta no solo nace se hace. En el caso de Mario Z Puglisi, está constatado y así lo refleja su biografía.  
Antes de ser escritor fue el lector hábil que se introduce en el mundo del libro para descubrir sus secretos. Para escribir hay que devorar libros, digerir el vocabulario, disgregar la metáfora.  El médico debe saber diseccionar el tejido para saber que va encontrarse. El poeta no solo conoce, vive, siente, muere o vibra….El poeta debe ser consumidor de versos, de epígrafes,  de reseñas, de espíritu, de literatura, filosofía, cuento, novela, etc. Profesionalizarse como hace poco un escritor me apuntó. Así conseguirás ser  un buen escritor, no solo un escritor bueno. El aire que el poema respira es el aire de nuestros pulmones,  nosotros abrimos la cajita de los sueños y lo convertimos en vida:

Fui poeta antes que ser humano.

Verás,

porque al salir a mi balcón

una vida brillante y azul me miraba con empeño,

y un país celoso de sus muertos me encontraba en cada esquina.

Cuando nací

mi madre me arrojó a la tierra,

me alimentó con su pasado y el pasado de un extraño

dejándome horas al cuidado de una tierra de ancianos;

yo aprendí de ellos a mover las manos,

                a masticar sin dientes,

                               a olvidar las necedades que mis padres me dictaban

aprehendí también las instrucciones

                a no seguirlas de noche

                               a causar preocupaciones en mis hijos.

Y era un niño delicado y enfermizo

la celadora de mi escuela no entendía mis argumentos

era tan sólo el nivel inicial,

  (los párvulos decían en mi pueblo);

y un niño con cabeza de monstruo fue mi compañero

renegaba siempre de sus alimentos,

yo llevaba al colegio una cajita

forrada de trementina

en la que había, ordenados por nombres,

pequeñas bolsas baratas de poesía.

             –Qué iba yo a saber lo que poesía era cuando aún sacaba gusanos rojos de la tierra.

Y luego mi maestra, regla en mano,

métrica puntual sobre la frente

y una frustración imperdonable por no saber cómo educar a las crías de su vientre

  que en el aula parecían figuras de cerámica china,

me inquiría con su remoto control,

me sacaba hacia el centro de la calle

 llenando de incoherencias el asfalto

y en el niño con cabeza de gárgola los ojos estallaban

de risas vagas, de nada

en el disfrute del público aciago

y entonces mi voz juglar de miniatura al interior decía:

Con el resto del mundo perezco

al apagarse la estrella en mis inviernos

y dueño de mudanzas canta

bardo que apenas nace

hilo de silbido que protege

de las moscas de la infancia

y sus burlas inmaculadas.

e589d-mariozpuglisi

Seguir leyendo “MARIO Z PUGLISI: POESÍA HECHA VIDA (PARA LA REVISTA ORBIPOEMIA)”

“ESTRELLA POLAR” DE ANGELUIS ROBLES “Poemas alegóricos: la luz y la oscuridad del ser humano”.

 “Poemas alegóricos, la luz y la oscuridad del ser humano”.

Concepto de Estrella Polar

Se denomina Estrella Polar  a la estrella visible a simple vista que se ubica en la bóveda celeste de manera más próxima al eje de rotación de la Tierra o polo celeste; aunque por convención,   se hace referencia a la estrella más próxima al polo norte.

 “Cuenta la leyenda que el gran dios Zeus cayó prendido por los encantos de una ninfa, Calisto, seguidora de Artemisa, a la que cortejó hasta conseguir seducirla. Calisto quedó embarazada de Zeus y dio a luz a un niño llamado Arcas. Hera, esposa de Zeus, enterada de la nueva infidelidad de su marido, se vengó convirtiendo a Calisto en una osa, la osa mayor. Otras versiones aseguran que fue Zeus el que la transformó en osa para defenderla de la ira de Hera o incluso Artemisa como castigo por romper su voto de castidad. Años después, estando Arcas cazando, se encontró con la osa, a la que se dispuso a abatir. Zeus, sabiendo que se trataban de madre e hijo quiso evitar el parricidio, por lo que convirtió a Arcas en una cría de oso, la osa menor. Desde entonces están en la bóveda celeste, la osa mayor eternamente girando alrededor de la osa menor, en actitud protectora hacia su cría.
Pero no acaba ahí la leyenda. Hera, enfadada por el trato de Zeus hacia las osas otorgándoles la inmortalidad, se sumergió en el mar y pidió a Thethys y Océanos que esos osos nunca pudieran tocar el agua. Por ese motivo, ambas constelaciones nunca se ponen tras el horizonte, nunca tocan el océano, permaneciendo eternamente a la vista, por lo menos a la latitud en la que se encuentra Grecia”.

A este tipo de constelaciones, que nunca se ponen en el horizonte, se las llama “circumpolares”. De entre todas las constelaciones, la osa menor es una de las más conocidas, pues alberga a una estrella esencial para la navegación marítima, α “Ursae Minoris”, también conocida como Polaris, o simplemente la estrella polar. Otros puntos conocidos de esta constelación son la estrella “β Ursae Minoris” (Kochab) o la galaxia “UGC 9749″, una pequeña galaxia satélite de la vía láctea”.

Hasta aquí he querido mostrar un poco de información, acerca del significado de “Estrella Polar” quizás así podríamos entender mejor, el título del primer libro  del poeta ubetense Ángel Luis Robles.

Misticismo, Alegoría, Imágenes Oníricas

 

es polar

En palabras del autor:

“El libro tiene dos partes claramente diferenciadas , esas dos partes son las subpartes que giran en torno a la estrella polar (incluye los apartados soturnidades I, Estrella Polar y Soturnidades II) y una segunda parte que es sólo Carmen Umbrío.

La que gira en torno a la estrella polar refleja el estado de oscuridad del cielo nocturno a cada lado de la Estrella Polar, que en el poema viene representada por los dos únicos poemas positivos que hay (que no optimistas). Son la luz del libro. Carmen Umbrío es una parte relacionada pero no incluída.

Si durante el pasaje nocturno se recurría a la imagen del bosque, aquí tenemos una jardín (carmen) dentro de él, un jardín donde lo más obsceno y exaltado de la primera parte está más relajado, sin embargo, sigue siendo penumbroso, porque de eso va el libro, de la noche espiritual. Las restantes partes son monopoemáticas: un índice alegórico que resume nuestra vida, una invocación a la Duda, y un epílogo, éste sí, el único poema optimista, que abre la puerta a la esperanza, ¿la salida del bosque?”

 

Dante  en la Divina Comedia en referencia al Infierno, caminaba por los ocho círculos en una visión apocalíptica sobre nuestros apetitos, nuestras debilidades, la parte más oscura e instintiva del ser humano. Iniciaba su camino por un tétrico bosque.

Ángel hace algo parecido, similitud a esta parte de la obra de Dante que me vino a la cabeza casi instintivamente.

La poesía actual es muy  fresca o dinámica, en virtud  a la aparición de las redes sociales, las herramientas tecnológicas, el boom de las Jam Poéticas;  sin embargo, en  la  la poesía de Ángel encontramos una vuelta al puro romanticismo. Podemos encontrar el espíritu de Rimbaud, de Rilke o  Hölderlin solo por citar algunos. No peco de atrevimiento.

El mundo que se desgrana en Estrella Polar es un mundo oscuro, lleno de dudas, de azotes, de angustia, es un camino interior/ exterior en torno a la influencia psicológica y visceral.  Autor-lector camina hacia la luz, la esperanza pero dentro del dolor o de la ansiedad ; esa estrella que todos buscamos mirando al cielo; esperanza que nunca se termina, el deseo de aligerar nuestra rutina, nuestra piel, pero que nos mete en un  círculo vicioso que no tiene fin.

El idealismo, lo  místico, la libertad es otro factor a tener en cuenta en la poesía que gira alrededor de este  autor.

“La Gran Duda guía mis pasos ahora
transita por este lugar que es oscuro
y a ella le pido la luz de estos versos..”

El mundo que nos ofrece de inicio es la duda de todo, del amor, de la vida, de la tragedia, de todo lo racional o irracional, a ella se encomienda con un deseo de virtud y conocimiento. No es un dolor que quema la piel, es un dolor en busca de reglas, en busca de verdad, en busca de certeza. El dolor es una filosofía, un humanismo, una lógica irreversible.

El libro gira poco a poco en términos de luces o sombras,  rodeando esa estrella que llega a tocar con los dedos, pero nunca la alcanza.

Lo lógico sería aceptar el destino como una marca candente, pero en esa vuelta de tuerca el poeta sigue gritando aplastando en él su propio dolor y su propia tragedia intercalando  la necesidad de buscar una paz que no llega, que sabe que está cerca, pero el mundo oscuro la esconde como un juego de niños , al escondite, un Trivial agónico :

 

“Todo se me pasaría
mis achaques de corazón anciano
volvería al seno de mi madre
todo seria desde cero hasta que seas-de nuevo-sombra
después no hay después.”

 

“Es tu piel un universo
estrellas solitarias
galaxias
constelaciones
no pude contarlas todas
quizás un pie y poco más
un pie
tu pie
y lo conté y lo besé y lo curé
es tu piel sueño
noches en vela mirando un cosmos
entonces desconocido…”

Solo me queda decir que os asoméis a esta estrella  y acampar frente al infierno,  a la oscuridad , convertir la búsqueda en un álgebra, en un cosmos.

Mirar al cielo y sucumbir al encanto del universo, nuestro universo está lleno de alfileres pero también de pequeños átomos de luz que imperan en nuestra galaxia, y que sin duda podemos empezar a conocerlas mejor si conocemos  y aceptamos antes nuestros propios demonios.

Biografía del Autor

angel-1-300x200

Nacido en Úbeda en 1988, estudió Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla, donde desarrolló sus intereses literarios que no eran nuevos en él. Siendo miembro del Grupo poético ΝΤ (NiTau), participó en la vida literaria del entorno estudiantil a través de la publicación mural Minuto de Horizonte, de tono jocoserio e intrascendente. Participó en la publicación estudiantil H, porque no todas son mudas, en la que colaboró con poemas, prosas y entrevista. Participante igualmente en recitales organizadores por el “Grupo Áureo” de la misma Universidad. Tras sus estudios volvió a Úbeda, donde reside desde entonces, compaginando sus estudios, sus intereses en artes marciales y sus aspiraciones artísticas.

 

Blog y sitios Web de referencia para adquirir Estrella Polar

http://alargamientocompensatorio.blogspot.com.es/

 

Información del libro en la página de la editorial

EDITORIAL TITANIUM:

http://publicarunlibro10.es/producto/estrella-polar/

“POEMAS DE AMOR Y MUERTE” DE JOSÉ HERRERO

Llega un nuevo poemario del escritor asturiano José herrero que he tenido el placer de prologar. En mi corta experiencia publicando y realizando prólogos, he podido constatar la facilidad de trabajar con él. La gran experiencia y cualidades que tiene y que para un poeta como yo en constante crecimiento y aprendizaje es un inmenso honor. De los comentarios y opiniones en las redes, comenzamos a compartir poesía  hablar sobre su situación en España, de la  literatura, etc. Hasta que un día me propone hacer una sinopsis para su libro de relatos, “Boguer y otros relatos”, donde aprecié la parte narrativa, menos acostumbrada  pero igual de rica y profunda.

Hasta ese momento aprecie la biografía y currículum de Jose. Tuvimos la suerte de contar con él para la revista que dirige Inma J. Ferrero PROVERSO  y a la cual soy adjunta, publicando  algunos de sus relatos.

Como narrador José Herrero nos acerca a cosas tan cotidianas como la  necesidad del deseo, del vencido, del ideal, de la convicción,  de la maldad, de la infancia, la injusticia, la pasividad del ser humano. En cada relato subyace una cuestión moral , lo que hace muy interesante que el lector se acerque a  sus páginas que intente vislumbrar el ser humano que tiene ante sí, para poder extrapolar a la realidad que hoy nos rodea, y poder sacar sus propias  conclusiones: La justicia social, la memoria histórica, la inmigración, la pobreza, la política, el desastre de la guerra, la violencia de género, el bien o el mal, la nostalgia, la edad, le desasosiego, la virtud, la hipocresía, la falacia, la verdad, etc. Ubica un  universo, claro, conciso, contundente, narcisista, austero, envolvente,  histriónico, maquiavélico, fuerte, desgarrador.  

Para hablar de la parte poética de José Herrero os dejo el prólogo del libro que muy pronto saldrá a la venta, no os voy a recomendar que lo hagáis, voy a insistir que lo compréis, en él vais a encontrar todo una forma lírica, trágica, exuberante de enteder la vida en dos facetas tan brutales en el ser humano como amar y morir; morir amando, morir en el desamor, en la soledad…amar en soledad…amar en plenitud…dos lagunas y dos caras dentro de  un mismo parámetro que es la vida.

PRÓLOGO DE “POEMAS DE AMOR Y MUERTE”:

Después de todo, todo ha sido nada, a pesar de que un día lo fue todo. Después de nada, o después de todo supe que todo no era más que nada.”

― José Hierro

El amor lo es todo.  O nada. Ya lo dijo el poeta, lo dijo incansable en su desdén, es su porfía. El amor que nos embriaga, que nos secuestra, que nos llena o nos mata. El amor ese trágico fin, o ese bendito placer, néctar sublime que cantaron las musas, que mataron amantes, descuidaron  y deshicieron duelos.

Siempre hemos cantado al amor, es un tema bastante frecuente en el quehacer poético.  Pero  al igual que la música, tiene diferentes matices. Diferentes capas que vamos atravesando hasta lograr captar su máxima esencia.

¿Se puede hablar de amor y de muerte? ¿Se puede navegar por el filo de una espada y de una rosa bebiendo sus pétalos y muriendo por sus espinas? Obvio.

Y así el poemario que tenemos frente a nosotros abre ambas vertientes, iniciado cada parte  con dos poetas  que representan en estado puro ambas realidades: Bécquer y Pablo Neruda.

Para Bécquer  el  mundo está  regido por el amor, “suprema ley del Universo”. La fuerza inagotable que hace y deshace a su antojo.

¿Cuántas veces el poeta se ha extendido en esa idea del amor como algo que escapa a la razón, al espíritu y  al cuerpo? La vida es un sufrimiento delicioso, y la muerte la liberación del espíritu.

Así la presentación que hace José Herrero del amor es clara: todos los sentidos  junto a la razón escapan a la ley que obliga a amar: La pasión, la fantasía, el sexo,  el placer, el recuerdo, los celos, la vida…el dolor, la espera, el amante, el cuerpo, los labios….

 

“El amor es una espiral

que en cada giro se afila

y se va haciendo plano,

como los encefalogramas,

con el rodar de los años.”

 

La luna no ha sido abandonada.

“Necesito que alguien me quiera

para no morir de pena,

para que el sol no se parta

en mil esquirlas de oro.

Para que me quieras.”

El amor es una necesidad,  fin último de la vida. Es un sueño  que doblega la acción, los sentidos,  la conducta…TODO. Un  estado de melancolía, de búsqueda que alarma todo lo demás en ese fin objetivo y último de encontrar el sujeto u objeto amado. La liberación de la flaqueza, de las miserias. La aceptación plena del errante, del alma, del ser humano. El recuerdo de una piel o unos brazos que aún se resiste a dejar ir.

“Quiéreme, vida,

que deseo ir de tu mano hacia la muerte.”

La muerte barre con todo y con todos, sin piedad, sin prisa, pero llega.  Y está. También en el amor.

El juez está servido. La muerte ronda. Ronda por la esquinas, ronda en la mirada, en las formas, en las calles.

“La muerte

es una terrible esposa.”

 

“La vida ha dejado de existir.

Entonces yo ya estaba muerto.”

La muerte existe. Existe en el momento, es el “ahora” íntimo del poeta. El amor se ha ido, se ha quedado en el recuerdo de una piel, de un encuentro, de una sonrisa, de unos labios. Ha sido consumado, después no queda nada.  La despedida unilateral de todo lo amado, percibido.  Un desenlace esperado y sediento.

¿Por qué huir de la muerte, cuando la muerte es la respuesta al ser vivo, al ser humano?

Nacemos para morir, para caminar solos hasta el último palmo de la tierra donde encontremos descanso.

Mírate en este poemario. Seduce hasta el extremo de dejar el hierro candente de un fuego que llama a invertir el deseo y la fiebre, hasta que sea la muerte la que desgarre el último pétalo inmune, a la soledad, al dolor, a la enfermedad, de tener que seguir viviendo, aun cuando no se tenga fuerzas para ello.

“Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida”.

Pablo  Neruda.

ISABEL REZMO

Serviros de este poemario, saldrá muy pronto y nos dejará el sabor dulce del amor en todas sus facetas, o la terrible sequedad de la muerte en todas sus fórmulas, al fin al cabo, la muerte es la dueña de nuestro destino, de nuestro último aliento…

Pronto estará disponible, aquí os dejo enlace de la web de la editorial:

http://www.ediciones-ende.com/

 

portada jose

Seguir leyendo ““POEMAS DE AMOR Y MUERTE” DE JOSÉ HERRERO”